RECLAMACION DE CANTIDAD -LA PRESCRIPCION-

LA PRESCRIPCION EN CATALUÑA

 

Nos encontramos en una situación en que las ventas o servicios realizados tanto a título personal como profesional no se cobran en los plazos ni términos pactados, es una realidad sufrida en todos los ámbitos y que por mucho que nos pese está siendo muy habitual, esto nos lleva, como acreedores, a intentar cobrar las cantidades vencidas de diversas formas siendo las más habituales  las llamadas por teléfono, reclamaciones in situ o cara a cara, cartas o, en algunos casos, accionando a través de abogado, con el único fin de  intentar obtener el pago de las cantidades comprometidas por la otra parte.

Centrándose en el ámbito privado y siempre que medie algún tipo de contrato firmado entre las partes en el cual se comprometen a realizar un pago por un producto o bien entregado, en los casos en que un abogado deba encargarse de la reclamación de alguna cantidad dejada de cobrar, la primera pregunta es saber si se está en plazo de interponer reclamación o si la acción, por el contrario, ha prescrito y debe dejarse por irrealizable.

En Cataluña, el código civil catalán, difiere de los plazos de prescripción contemplados en el código civil español.  Ante reclamaciones de cantidad pactadas en un solo pago y no realizado este, el artículo a aplicar en territorio catalán no deja ninguna duda, amparándose en el artículo 121-20 del citado código se podrá accionar contra el deudor dentro del plazo de 10 años desde el vencimiento del pago, desde que este es exigible. Por contra, la duda se puede presentar en aquellos casos en que el pago se realiza en una entrega  que no cubre el monto total junto a entregas posteriores aplazadas en distintos vencimientos o si el total del montante se realiza en varios plazos. Ante esta casos podemos encontrarnos con profesionales de la opinión que el plazo prescriptor se rige por el articulo 121-21 del CCcatalan el cual determina que para los pagos periódicos que se hagan por años o términos más breves será de 3 años junto a otra vertiente en que se siguen amparando en el anteriormente citado artículo 121-20 y su prescripción decenal.

La sentencia de la AP de Barcelona de fecha 18 de marzo de 2008, entre otras, nos ayuda a aclarar esta controversia al citar expresamente que “el pago fraccionado no altera la naturaleza unitaria de la obligación”, por lo que los plazos o vencimientos pactados en distintas fechas no entrarían dentro de los “plazos breves o plazos periódicos” del articulo 121-21, de ello y del resto de la sentencia se puede extraer que será de aplicación la prescripción decenal para aquellos contratos en que la forma de pago pactada sea en distintos plazos o vencimientos.

Teniendo en cuenta lo comentado, hay que subrayar que cualquier acción encaminada a la reclamación del pago de la deuda vencida que pueda ser demostrada fehacientemente, bien por fax, burofax, carta certificada etc. etc., tendrá el efecto de interrumpir la prescripción, por lo que los plazos vuelven a iniciarse desde ese momento, aumentando así los plazos en los que poder accionar judicialmente contra la persona deudora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *