CODIGO DE BUENAS PRACTICAS BANCARIAS

Sí, existe un Código de Buenas Prácticas Bancárias realizado por el Estado en marzo, a este código se han ido agregando, en un principio los principales bancos, para poco a poco haberse incorporado al listado casi todos los bancos que existen.

Este documento tiene la finalidad de buscar una solución para aquellas personas que no pueden afrontar el pago de las hipotecas y evitar el deshaucio.

Como primera acción se buscará reestructurar la deuda, bien a través de una carencia o una reducción del tipo de interés temporal o la ampliación del plazo de amortización, buscando siempre conseguir una cuota que pueda asumir la parte deudora.

Si las acciones anteriores no resultasen o no arrojasen un resultado positivo, la entidad, tiene la posibilidad de ofrecer una quita sobre el conjunto de la deuda.

Si ninguna de las medidas anteriores surtieran efecto calmante a la situación de falta de pago, se podrá solicitar la dación en pago, dando como resultado un efecto liberatorio de la deuda.

Para poder beneficiarse de estas medidas hay que cumplir una serie de requisitos que quedan resumidos en que la persona solicitante se encuentre en el llamado Umbral de Exclusión”.

Se considera umbral de exclusión aquellas personas deudoras de un préstamo hipotecario sobre su vivienda habitual y cumplan los siguientes requisitos:

– Que todos los miembros de la unidad familiar carezcan de rentas derivadas del trabajo o de actividad económica.

– Que la cuota mensual de la hipoteca sea superior al 60% de las ingresos netos que perciba la unidad familiar.

– Que la unidad familiar no disponga de otros bienes o derechos patrimoniales suficientes para hacer  frente a la deuda.

– Que se trate de un crédito o préstamo que carezca de otros avales.

– Este Código se aplicará a las hipotecas para la compra de vivienda cuyo precio no exceda los siguientes valores:

  • Para municipios de mas de 1 mill. de habitantes: 200.000 €
  • Para municipios de entre 500.001 y 1 mill. de habitantes: 180.000 €
  • Para municipios de entre 100.001 y 500.000 habitantes: 150.000 €
  • Para municipios de hasta 100.000 habitantes: 120.000 €

Los bancos no tienen obligación de aplicar esta código, aunque habiéndose adherido a él manifiestan abiertamente su aceptación y, por ende, aplicación del mismo.

Nuestro consejo es no esperar a una situación extrema para empezar a negociar distintas condiciones hipotecarias a las iniciales, ya que desde el primer momento en que se falta al pago de las cuotas nuestra imagen queda dañana delante del banco y la confianza depositada en nosotros se ve menguada. Es por ello que desde el mismo momento en que veamos que nuestra situación, a corto o medio plazo, pueda ser precaria o que pueda llegar a ser dificil afrontar los pagos de la hipoteca hablemos con la entidad para buscar una solución conjunta y evitar las desagradables reclamaciones y los pagos de gastos que estas reclamaciones genera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *